Acciones de navieras portacontenedores se sumergen y aumenta sensación de desconfianza

El aumento de los costos del bunkering, las aletargadas tarifas de flete y la guerras arancelaria entre EE. UU. vs China, han generado una carga brutal sobre las navieras este año y a medida que estos factores se mezclan, sumieron a las acciones de las navieras portacontenedores en una depresión según describe el último informe Maritime Financial Insight de Drewry.

El descenso de los valores de Maersk ha sido el más prominente, cayendo hasta 30% a la fecha y 20% en el periodo un mes finalizado el 11 de julio de 2018. Todo ocurrió en medio del flujo de noticias negativas relacionadas con la guerra comercial entre EE. UU. y China, las pérdidas del primer trimestre, el aumento de los costos unitarios y la suspensión de algunos de sus servicios antes de la temporada alta.

Por su parte Hapag-Lloyd sacudió el mercado al anunciar una rebaja del pronóstico de ganancias para 2018. La naviera redujo sus expectativas sobre el EBIT para 2018 desde “aumentar claramente” los 410 millones de euros [US$479,9 millones] registrados en 2017, a solo “entre 200 millones de euros y 450 millones de euros” [ US$234,1 millones -US$526,7 millones].

Recientemente, sus acciones se recuperaron luego que Reuters informará sobre la propuesta de CMA CGM para una posible entre ambas navieras. Como resultado, las pérdidas de YTD se redujeron al 7%. Sin embargo, la propuesta de fusión fue evidentemente rechazada por Kühne, quien posee el 25% de Hapag-Lloyd.

Hyundai Merchant Marine (HMM), naviera en dificultades desde el punto de vista de Drewry, perdió 8% en su valorización a la fecha y 20% en el periodo de un mes finaliza el 11 de julio. HMM ha estado en las noticias este año en relación con la orden de 20 buques portacontenedores de nueva construcción, el lanzamiento del servicio AEX en la ruta Asia – Unión Europa y en la intervención del gobierno surcoreano para ayudar a una serie de empresas, incluyéndola.

Entre las líneas taiwanesas, las acciones de Yang Ming fueron las que perdieron el mayor valor, registrando un año de regresión del -22% hasta la fecha, seguido de Evergreen con una disminución de 20% y de Wan Hai con un -13% durante el mismo período.

En el caso de Evergreen, la mayoría de estas pérdidas se produjeron en el último mes a medida que las acciones disminuyeron 11%. Durante el mismo período, las acciones de Yang Ming disminuyeron un 7% mientras Wan Hai logró obtener un retorno positivo del 1%.

Mientras tanto, Cosco hizo noticias por su adquisición de OOCL, asegurado el permiso de último momento por parte la entidad reguladora de EE. UU. Sin embargo, para asegurar esta aprobación Cosco acordó conceder la propiedad del Long Beach Container Terminal (LBCT) operado por OOIL a un fideicomiso estadounidense que se encargará de su venta a un tercero.

A pesar de obtener la aprobación, la acciones de Cosco perdieron 19% de su valor en un año hasta la fecha y 21% en el periodo de un mes finalizado el 11 de julio.

Los armadores no operativos de portacontenedores disfrutan de un muy necesaria resurgimiento en las tarifas chárter, pero una cadena reciente de cancelaciones de servicios y una perspectiva incierta podrían descarrilar esa recuperación. Costamare y Seaspan han visto subir sus acciones un 40% y un 66% YTD, respectivamente, y se cotizan ya casi 52 semanas en alza. Los inversores en Danaos también han ganado un 49% durante el mismo período.

Mientras que los armadores no operativos disfrutan los frutos de las tarifas chárter más elevadas, las navieras con servicios de línea mantienen la carga con costos más altos. Similar a lo ocurrido el primer trimestre, las altas tarifas de fletes y del bunkering siguen siendo elevados, ya que la mayoría de los recargos de combustible solo se recaudaron hasta el segundo trimestre.

Perspectivas

Según el índice compuesto WCI de Drewry, las tarifas de flete disminuyeron un 2% secuencialmente a US$1.439 por FEU en la semana que finalizó el 12 de julio, después aumentar de la semana anterior del 7%, lo que indica otra falla del intento GRI a principios de este mes.

Si bien el panorama general aún es incierto, parece haber más aranceles en camino. El 10 de julio, EE. UU. Decidió imponer aranceles adicionales sobre importaciones chinas valuadas en US$200.000 millones. La posibilidad de aumentos de tarifa adicionales a fin de contrarrestar los aranceles ha aumentado la incertidumbre y ha llevado a una disminución de la sensación de confianza de los inversionistas.

Aunque es poco probable que el impacto de la guerra comercial entre EE. UU. y China se sienta este año, si se aplican aranceles adicionales, como parece probable tomando en cuenta el clima político, las perspectivas de la demanda para el próximo año y más allá podrían empeorar.

Para finalizar, el flujo de noticias negativas continúa con el reciente anuncio de suspensión de servicios por parte de 2M, Ocean Alliance y THE Alliance.

SOURCE: www.mundomaritimo.cl